Comunidades vs. Nación

Algunas personas nos han sugerido que en vez de iniciar una convocatoria ciudadana en cada municipio, formemos un solo movimiento nacional, ya que con ello podríamos ensamblar una coalición aparentemente más numerosa, y por tanto, de mayor peso político.

Existen varios motivos por los que creemos que la organización por comunidades es más eficaz:

La primera razón, y quizás la más importante, tiene que ver con el significado de la palabra democracia y su funcionamiento. El ideal democrático consiste en que el pueblo se gobierne a sí mismo, que los ciudadanos asuman su responsabilidad social y que participen, aportando ideas y tomando decisiones que satisfagan las necesidades de sus respectivas comunidades.

Cuando una estructura organizativa y administrativa predeterminada se impone a una comunidad, sus particularidades socioeconómicas y culturales se minimizan en favor de aquella estructura general y de ese modo se cae en una especie de régimen autoritario. Nosotros queremos que cada comunidad se organice por sí misma, que se involucre activamente en las decisiones de su ciudad, que deje atrás el paternalismo de los gobiernos centralizados y, que de manera voluntaria, se forme una federación de células independientes unidas por el mutuo interés en el bien común.

La segunda razón tiene que ver con nuestra convicción de que las acciones para provocar un cambio en el sistema actual lógicamente no vendrán de aquella reducida élite que se ve beneficiada con la situación actual, sino que deben ser impulsadas por la gran mayoría de los mexicanos que vivimos en injusta desventaja. El cambio tiene que ser de abajo hacia arriba. No creemos en el imaginario de que, repentinamente, saldrá un Mesías que, con su pura bondad y buenas intenciones, llevará a nuestro país por el camino de la prosperidad.

Pensamos que para que se dé un verdadero cambio, éste debe de comenzar con nosotros mismos. Ese cambio debe conducir a la toma de conciencia, al reconocimiento de que formamos parte de una sociedad cuyo bienestar repercute directamente sobre nuestra propia calidad de vida. Por esa razón es necesario comenzar por nosotros y nuestras familias, para continuar con nuestra colonia, nuestro barrio, nuestra ciudad y así consecutivamente. Una pirámide con una base firme no corre el riesgo de derrumbarse, a diferencia de otra cuya cima es firme y sus cimientos endebles.

La tercera razón tiene que ver con la practicidad. Queremos que los grupos que se están formando no se disuelvan en la diversión de las redes sociales. Queremos que sean grupos que avancen de las palabras a la acción directa, con protestas, manifestaciones, campañas de concientización, etc. Por ejemplo: a alguien en Tijuana le resultaría difícil estar al tanto de lo que sucede y participar en acciones concretas en Mérida, y viceversa. Antes de cambiar el mundo hay que involucrarnos con nuestra comunidad, en donde tenemos amigos y con la cual estamos familiarizados. Internet es una herramienta increíble, pero también habremos de salir a las calles.

Asimismo, este tipo de organización sirve como medida de prevención. Al tratarse de un organismo ciudadano carente de una dirigencia única, somos un blanco difícil en caso de enfrentarnos a posibles agresiones, represión, censura o amenazas en contra de nuestros integrantes. No olvidemos que nuestras acciones atentan contra un sistema que otorga un generoso botín a gente corrupta que, como es de esperarse, se opondrá al cambio.

Finalmente, si logramos que este movimiento se extienda a cada ciudad del país, este se convertirá automáticamente en un movimiento nacional, con un gran numero de integrantes y un gran peso político, y que podremos coordinar para llevar a cabo acciones comunes por el bienestar de todo nuestro México, al cual queremos tanto y queremos ver unido.

¡Democracia verdadera YA!

¡Ni PRI, Ni PAN, Ni PRD!

¡Candidaturas Ciudadanas Ya!

Frente Ciudadano Contra la Partidocracia en Salamanca, Gto.

Anuncios

¡Candidaturas Ciudadanas YA! (La lógica detrás de nuestra exigencia)

Algunos me han preguntado que por qué, de entre tantísimas exigencias que el pueblo mexicano con todo derecho reclama a nuestros gobernantes, hemos tomado la decisión de dar tanto énfasis a promover la alternativa de las candidaturas ciudadanas.

¿Por qué mejor no el alto a la violencia?

¿Por qué mejor no el final de la corrupción?

¿Por qué mejor no el mejoramiento del sistema educativo?

¿Por qué mejor no la creación de empleos?

etc., etc., etc.

La razón de esto es que para llevar acabo cualquiera de esas medidas se requiere de:

– Un gobierno comprometido con la población

– Un gobierno inteligente y competente

– Un gobierno honesto

– Un gobierno con una verdadera conciencia social

Mientras la mafia de los partidos políticos sea la que impone sus candidatos en los cargos de elección popular, no tendremos gobernantes como los que necesitamos para salir adelante, y por lo tanto, JAMÁS se tomarán las medidas que se requieren para satisfacer las necesidades particulares de nuestras comunidades. Esto se debe a la sencilla razón de que los gobernantes que surgen de los partidos políticos, como siempre nos lo han demostrado, sólo les importa su beneficio personal y el de su partido, en una palabra, les importa un carajo el resto de la sociedad.

Desgraciadamente, después de muchos años de acaparamiento del poder, los partidos políticos no están interesados en el bienestar de la población y esa falta de interés los atrae fácilmente a las redes de corrupción. La propuesta de las candidaturas ciudadanas abre la posibilidad de alejarlos del poder de manera pacífica y democrática, ya que darían la capacidad al pueblo mexicano de postular candidatos fuera de los partidos políticos en las elecciones: Ciudadanos que sobresalgan en sus comunidades por su capacidad, por su fortaleza y sobre todo POR SU HONESTIDAD.

Pero lo primero es lo primero. Y lo primero es presionar a las cámaras de diputados locales y federales, así como a los senadores para que aprueben la iniciativa de ley. Una vez que podamos poner al frente de la sociedad a gente de bien, entonces podremos empezar a tomar con la seriedad que se debe las muchas medidas que necesitamos para comenzar a salir del atolladero.

¡¡Candidaturas Ciudadanas YA!!

¡¡NI PRI, Ni PAN, Ni PRD!!

¡¡Duro contra la Partidocracia!!

Frente Ciudadano Contra la Partidocracia en Salamanca, Gto.